Oaxaca de Juárez, Oax.

sto domingo 2

Hace unas semanas tuve la oportunidad de visitar Oaxaca, fui a la Feria Internacional del Mezcal para ser exacto, y lo que pintaba para ser un fin de semana lleno de fiesta y desenfrene se convirtió en una de las salidas más enriquecedoras y satisfactorias que he tenido. En tan sólo 3 días me di a la labor de cocinar, comer y caminar, caminar, y caminar por las calles del centro de la ciudad  hasta que mis pies pidieran clemencia, y todo esto para reafirmar la idea que siempre he sostenido: Oaxaca es uno de los lugares más interesantes que he pisado. La primera vez que visité este estado tenía alrededor de 15 años y debido a mi insolente pubertad, mi atención se desviaba hacia situaciones que para nada eran de importancia estando en un lugar tan inmenso, en todos los sentidos, como lo es éste.

DSC05312Oaxaca de Juárez, la capital del estado, es una ciudad sui géneris por excelencia; llena de folklore, arte urbano y popular, y mucho, muchísimo ruido. En mis días allá presencié una boda típica oaxaqueña y bastó con ver el guateque que se organizó para despedir a la pareja en cuestión a orillas de Santo Domingo para poder llegar a esta conclusión. Lo interesante es que todos y cada uno de los factores que dan como resultado a esta ciudad son propios de la región y eso es algo que hay que admirar.

El valor agregado que tiene el estado y quizás de lo más representativo es su gastronomía. Oaxaca cuenta con una de las diversidades culinarias más grandes y con mejor sazón de todo el país. En su acervo encontramos vivas muchas de nuestras tradiciones prehispánicas, tal es el uso de los gusanos en el mezcal, los chapulines como botana o el tejate como bebida típica preparada con maíz y cacao. A toda esta tradición se suman platillos que por sus colores, olores y sabores son estandartes de la gastronomía mexicana y basta poner como ejemplos el mole negro, las tlayudas o los tamales para darnos una idea de la grandeza de su cocina.

DSC05316

tlayuda

Oaxaca cuenta también, con ingredientes regionales que por su producción y consumo local, son piezas fundamentales en sus recetas; los guajes, la hoja santa, el chepiche, los chiles y diversos quesos que producen son sólo algunos de ellos.

El estado de Oaxaca es uno de los que guarda la mayor cantidad de misterios de todo el país. Basta con ir y salir un poco de la capital, voltear a los alrededores y echar un vistazo a las montañas cubiertas de neblina que a la vista son inofensivas. La idea es adentrarse a esas montañas, a cada uno de los pueblos que esconden los quinientos setenta municipios que comprenden el estado y ensamblar la historia con la tradición y la tierra para tratar de entender todo lo que Oaxaca significa.

Anuncios


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s